lunes, 4 de marzo de 2013

Dios no llama a los capacitados, capacita a los llamados.

Esta es una de las declaraciones que mas ha marcado y me ha mantenido durante mi vida de servicio a Dios,  sobre todo el los primeros años de mi vida en el ministerio. Sin saber exactamente a lo que me enfrentaba con unas cuantas nociones de lo que era servir a Dios acepte el reto de servirle, sin pensarlo mucho y aceptando el desafió. Me lance al servicio al ministerio, creyendo que todo seria fácil y encontraría el apoyo de los demás, empece esta carrera que hasta el día de hoy sigo.
Dios no llama a los capacitados, pero Capacita a los llamados.
Durante todos estos años he podido darme cuenta de esta verdad tan grande "Dios no llama a los capacitados, pero el capacita a los llamados", esta verdad que ha cambiado mi vida y que me ha ayudado sobre todo a mejorar en el servicio a el. 
Muchas veces pensamos que Dios esta buscando capacidades, que necesitamos esto, que necesitamos lo otro, pero lo que Dios realmente esta buscando es que tengamos disposición de hacer las cosas, muchas veces las personas tienes capacidades pero no quieren hacer las cosas, y es ahí donde se marca una diferencia.
Con esto quiero decir que aun cuando hay personas capacitadas y mejor que yo, a Dios le ha placido llamarnos por su buena voluntad, porque el conoce los corazones. Y aunque Dios acepta también a los capacitados y no los excluye, ya que Dios es un Dios de amor y de propósitos  creo que se perfecciona en los que no saben algo para poder hacer algo de ellos.
En mi experiencia y en los años que he aprendido quiero darte algunas cosas que puedan ayudarte en tu ministerio ya sea que estés iniciando o estés en la incertidumbre de servir a Dios, esperando y te puedan servir para bien:
  1. Nunca, Nunca te rindas: Una de las cosas en las que mas puedes batallar es, sí en verdad eres la persona indicada para esa posición en la que acabas de iniciar. Podrías pensar que no eres la persona adecuada, que hay personas mejores que tu, etc, pero la duda y la incertidumbre no podrán quebrantar tu llamado, aun cuando hubiere personas mejores que tu, lo único que podrías hacer seria aprender de ellos, pero finalmente tu llevas la responsabilidad de llevar adelante tu ministerio. NO te rindas.
  2. Mejora y aprende de los demás  una de las cosas que te permitirán sobre salir y llevar adelante tu ministerio sera que poseas la capacidad de aprender de los demás e investigar, el hecho de ser llamado por Dios no quiere decir que lo sabrás todo, así que tienes la responsabilidad de estudiar, leer, investigar, preguntar, todo para que tu ministerio no sufra y siga adelante. Estudia y prepárate.
  3. Rodeate de personas mejores que tu: Forma un equipo, ten cerca de ti personas que tengan el mismo fuego que tu tienes, pero que a la misma vez tengas ideas diferentes, el que piensen diferente que tu, le dará diversidad a tu ministerio y se vera mejor.
  4. Planea metas alcanzables: Una de las cosas que mas batalle era la de planificar y alcanzar objetivos, pero si planeas alcanzar tus metas, planealas de tal forma que sean medibles y alcanzables. Que todos las puedan lograr y puedas ver los frutos de todos tus esfuerzos junto con los de tu equipo.
  5. Rodea todo con oración: La oración mantendrá el fuego y la pasión para lograr todo lo propuesto y hará que las metas se puedan alcanzar y sobre todo que los objetivos no se pierdan de vista nunca y se siga adelante.
Hablar de Ministerio es algo de mucho trabajo y experiencia, lleva muchos años aprender de los errores, aprender de los demás  adquirir experiencia, pero tener la certeza de que Dios estará contigo durante toda la travesía de tu vida, debe de darte satisfacción y confianza, que aunque no lo sepas todo, Dios estará contigo para ayudarte a que no te ahogues, en las turbulencias de la vida, espero y haya sido de bendición este articulo, y si tienes tus anotaciones las puedes dejar en los comentarios del Blog  en hora buena, que tengas una excelente travesía con el Señor y que Dios te bendiga. 
Publicar un comentario